En un ambiente íntimo, con cercanía de amigos se presentó Ana Torroja anoche en Casa Piedra. Luego de casi un año de ausencia en Chile, la icónica cantante española presentó su Tour Conexión frente a un recinto lleno de fanáticos sedientos de romanticismo, melancolismo y esa energía tan típica de los éxitos de Torroja.

Pasadas las nueve de la noche, se apagaron las luces para que los acordes de “La Fuerza del Destino” le dieran la bienvenida a Ana radiante en un sensual vestido azul eléctrico, que de todas maneras hacían homenaje a su estupenda figura.

El setlist presentado mezcló a la perfección los clásicos temas de Mecano junto a los hits radiales más potentes de su carrera solista. Fue así como “Disculpa”, “Ya No Te Quiero” y “Maquillaje” convirtieron el recinto de Vitacura en un masivo karaoke. Y si a esto le sumamos que la misma Ana invitó al público a acercarse al escenario para interactuar todavía más y convertir la noche en una verdadera fiesta “donde está permitido bailar, cantar, reír y hasta llorar…”.

Con tres cambios de vestuario, Ana dejó en claro que además de mantener su voz en excelentes condiciones, ser una artista completa y cercana, se está acercando a una nueva década de vida realmente estupenda.

Si hablamos de una noche con Ana Torroja, era imposible que faltaran canciones como “Mujer Contra Mujer”, “Sonrisa”y “Un Año Más”, las que completaban más un increíble viaje musical por más de veinte años de recuerdos e innumerables historias. ¿Cómo no?, si estábamos frente a un verdadero ícono del pop y la balada de nuestros tiempos.

Ya cercano a las once de la noche, comenzó la última parte de la velada y no pudo tener mejor selección de títulos. De su tour “Girados” con Miguel Bosé, llegó “Corazones” e “Hijo de la Luna”, momento en que algunas lágrimas se hicieron presente en los fanáticos que lograron llegar a pocos centímetros del escenario. Y así “Barco a Venus” y una acústica versión de “Me Cuesta Tanto Olvidarte” cerraron este reencuentro de Ana Torroja y sus fans chilenos. Una íntima noche inolvidable.