A simple vista, el afeitado es una actividad sencilla y cotidiana, pero tras este ritual existen numerosas creencias, muchas de ellas erróneas, ya que no favorecen los mejores resultados. Por eso Gillette, marca líder en cuidado personal masculino, derriba los más conocidos mitos a la hora de afeitarse. 

Mito 1: Mientras más hojas, más rasguños y cortes

FALSO: Todo lo contrario, más navajas ayudan a prevenir los rasguños y cortes. Asimismo, permiten distribuir la presión de manera más uniforme sobre la superficie de la cara. Por ejemplo, las tres hojas de la nueva MACH3 Turbo, son más afiladas y están recubiertas, por lo que cortan el vello con menos fuerza, brindando una afeitada suave y cómoda.

Mito 2: Para los vellos rebeldes, aplica más pasadas y mayor presión

FALSO: Con esto solo favoreces la irritación. Deja que las hojas de la afeitadora hagan el trabajo por ti. Las navajas de la MACH3 Turbo están montadas sobre resortes individuales que responden a la presión, para no lastimarte. 

Mito 3: Dale golpes contra el lavamanos a la afeitadora para mantenerla limpia

FALSO: Las hojas de la afeitadora están montadas y perfectamente equilibradas en resortes individuales para poder responder mejor a la presión. Si la golpeas, pueden desestabilizarse y provocar incomodidad durante el afeitado. Para una mejor limpieza, puedes enjuagarla bajo el chorro del agua con las navajas hacia abajo. Esto eliminará los vellos o espuma que se quedaron en ella. Después de cada uso, guárdala en un lugar seco.

Mito 4: No hay problema si tu novia usa tu afeitadora

FALSO: Tu afeitadora está elaborada para los contornos de la cara y no para superficies más grandes, como las piernas. Para ellas existen productos especiales, como la línea Gillette Venus, diseñada para sus curvas y necesidades de depilación.

Mito 5: Afeitarse es solo de pasar las hojas sobre la cara, el resto es palabrería

FALSO: Una rutina antes y después de la afeitada te dará mejores resultados; el uso de agua caliente y crema de afeitar suavizará el vello de la barba para que sea más fácil cortarla; y el uso de una loción para después de afeitar, mantendrá tu piel con un aspecto fresco e hidratado.