Ante un Auditorio Nacional repleto, Joaquín Sabina dio inicio por todo lo alto a su nueva gira internacional. La noche del domingo 14 de mayo, cerca de 10 mil personas disfrutaron del esperado regreso del cantautor en Ciudad de México.

“Lo niego todo”, la canción que da nombre a su más reciente disco y a la gira, marcó el inicio de un concierto cargado de emociones, que a lo largo de dos horas mostró la vigencia del creador español y el arrastre de sus grandes éxitos, todo esto acompañado por una llamativa escenografía que incluye cinco pantallas de led de gran formato en las que se muestran algunos dibujos del propio artista.

La primera parte del recital estuvo dedicada a las canciones nuevas, entre ellas “No tan deprisa”, escrita en homenaje a J.J Cale, y la coreada “Lágrimas de mármol”, en la que Sabina celebra su condición de “superviviente” y sentencia: “si me tocó bailar con la más fea, viví para cantarlo”.

Tras presentar a sus músicos -los que le han acompañado por años, más la debutante Laura Gómez en el bajo-, himnos como “19 días y 500 noches”, “Y sin embargo”, “Princesa” y “Contigo” dieron forma a la segunda parte del concierto, que concentró los temas más conocidos y queridos del cantante, ataviado con su inconfundible sombrero de bombín. 

La gira de Sabina continuará por México durante el mes de mayo, para luego recorrer distintas ciudades de España, pasar por Paris y Londres, y llegar a Sudamérica en octubre, con fechas confirmadas en Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Uruguay.

La cita en Chile será el 24 y 25 de octubre en el Movistar Arena. Las entradas ya están a la venta a través del sistema Puntoticket y sin cargo por servicio en Av. Providencia 1266.