En sintonía con la campaña “Cuidémonos para salir a jugar”, que busca que los párvulos disfruten del aire libre en la temporada invernal, se instalarán 25 purificadores en ocho jardines infantiles de las comunas de Huechuraba, Recoleta, Conchalí, Pedro Aguirre Cerda y La Pintana.

En los meses de invierno, muchas niñas y niños suelen contraer enfermedades respiratorias producto de la mala condición del aire, pues al compartir con sus compañeros en un ambiente de poca ventilación, se contagian entre sí. Esto causa, todos los años, altos índices de ausentismo durante los meses invernales. 

En la campaña de invierno “Cuidémonos para salir a jugar”, que impulsa la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), se implementarán 25 purificadores de aire en ocho establecimientos ubicados en las comunas de Huechuraba, Recoleta, Conchalí, Pedro Aguirre Cerda y La Pintana.

Esto gracias al aporte realizado por Samsung Electronics, y el trabajo conjunto con la ONG United Way, quien trabaja en proyectos de apoyo a la educación en sectores vulnerables, y esta vez se encuentra coordinando la entrega de los purificadores de aire.

La implementación de los equipos, busca que las niñas y niños respiren un aire más limpio y puro dentro de los espacios educativos, de modo que estén sanos y puedan seguir asistiendo a su jardín infantil con normalidad, independiente de las bajas temperaturas y la mala calidad del aire que suele darse en esta época del año.

María Teresa Vio Grossi, Directora Regional Metropolitana de JUNJI, destacó que a través de la campaña ‘Cuidémonos para salir a jugar’, hemos venido insistiendo en que, tomando los resguardos necesarios, un invierno no puede ser sinónimo de encierro. Por el contrario, a las niñas y niños hay que permitirles salir a jugar al aire libre, porque ahí se entretienen, aprenden y se desarrollan en conexión con su entorno”.

En tanto, Cristián Deza, especialista broncopulmonar de la Clínica Las Condes, explica que “el aire contiene microorganismos que irritan las vías respiratorias, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades broncopulmonares. Junto con ello, los lactantes menores de dos años son más propensos a enfermarse porque sus defensas no reconocen los virus y bacterias eficientemente. Es por esto, que las salas cunas y los jardines infantiles son focos infecciosos”.

Se espera que los purificadores de aire Samsung generen un efecto positivo, ya que son capaces de eliminar el 99% del material particulado en superficies de hasta 60 metros cuadrados e incorporan una tecnología llamada Virus Doctor, la que emite iones negativos para combatir la influenza tipo A, Virus Corona y Staphylococcus Aureus, entre otros.

En ese sentido, Germán Sáenz, gerente de Ciudadanía Corporativa y Asuntos Públicos de Samsung Electronics Chile, afirma que “es importante que la tecnología esté al servicio de la salud y la educación de los niños, mejorando no sólo el ambiente donde se desenvuelven sino también su calidad de vida. Esperamos que esta acción tenga un efecto positivo en la asistencia y de esta manera seguir contribuyendo como buenos ciudadanos corporativos”.

Para Alejandra Fuenzalida, gerente general de United Way Chile, es importante que existan proyectos como este uniendo a compañías, ONG e instituciones, ya que “es un espacio que les permite a las tres partes cooperar con un proyecto de intervención ya validado y asegurarse que sus recursos se verán apalancados para lograr el mayor impacto posible, beneficiando a los sectores que viven en contextos vulnerables”. 

Durante los próximos meses, JUNJI va a estar monitoreando la asistencia en los jardines infantiles intervenidos, para validar si la asistencia mejora con respecto a años anteriores y en otros jardines similares. En base a esto se podría evaluar extender la medida a otros establecimientos en regiones con alta contaminación del aire.

Cabe destacar que JUNJI está reforzando diversas medidas y protocolos al interior de sus salas cuna y jardines infantiles, que contemplan: el lavado de juguetes, la desinfección de mesas y espacios, la adecuada temperatura y ventilación en sala, y el autocuidado, entre otras. Todo esto no sólo para que las niñas y niños estén cómodos; sino que para asegurar su bienestar integral.