• Especialista expone la estructura cinematográfica fundamental que ha permitido que la serie de HBO de los productores David Benioff y D.B. siga siendo tan exitosa tras siete temporadas.

La apuesta que HBO hizo al llevar a la pantalla la saga del escritor George R.R. Martin inicialmente fue considerada como una decisión arriesgada, debido a que adaptar la serie de novelas Canción de hielo y fuego no iba a ser una tarea sencilla. Hoy en día, no sólo es la insignia de HBO, sino que también se ha convertido en un triunfo rotundo en cuanto a premios y su creciente audiencia.

El quinto y el sexto capítulo de esta temporada han sido los dos más vistos en la historia de Game of Thrones con 10.71 y 10.24 millones de espectadores en EE.UU. respectivamente. Además de que se ha estimado que la saga genera ingresos anuales de unos US$ 1.000 millones. Sin embargo, ¿Cómo se explica que esta adaptación haya alcanzado un éxito tan contundente y sostenido? 

Es por esto que el especialista en adaptaciones cinematográficas, cómics y anime de Main Comunicación, Ignacio Sarroca, describe la estructura narrativa principal mediante la cual Game of Thrones se ha podido consolidar año tras año.   

De acuerdo a lo expuesto por el experto la fórmula de éxito de la serie radicaría en sus penúltimos capítulos. En el sentido de que todos ellos son los que históricamente han revelado las secuencias más impactantes de GoT. “Es posible observar esta tendencia que cautiva a la audiencia. Por simple que parezca es en realidad una verdadera garantía cuando alguien se ve enfrentado a la necesidad de adaptar una historia, ya que el clímax de ésta siempre debe estar situado casi al final del tercer acto y es una fórmula que se ha interpretado correctamente en esta serie. Los espectadores ya saben esto y lo esperan con ansias.”, asegura Ignacio.

“La muerte de Ned Stark, la batalla Aguas Negras, la Boda Roja, la batalla en el muro, los dragones de Meeren y la batalla de los bastardos. Todos esos fueron penúltimos episodios”, agrega.

Otro factor interesante es que los penúltimos capítulos no son los que obtienen la mayor audiencia dentro de sus temporadas particulares, sino que son los últimos gracias a las expectativas generadas durante el anterior. Por ejemplo, Fire and Blood (3.04 millones) de la primera temporada superó a Baelor (2.66 millones) y, de igual forma, esto ha seguido ocurriendo durante las demás temporadas. “Es especulativo, pero me atrevo a decir que el séptimo y último episodio de esta temporada pasará a ser el que tenga el récord como el más visto”, afirma Sarroca. 

Esta teoría toma más fuerza aún, puesto que existe un precedente de que HBO invierte mayor cantidad de dinero y recursos humanos en sus penúltimos episodios. “Obviamente su éxito no está solamente dado por su producción, que supera con facilidad a muchas de Hollywood, sino que también tiene una estructura con una trama moral llena de incertidumbre que la hace impredecible. Se ha demostrado que no existen personajes intocables y que es una realidad cruda donde cualquiera puede morir”, sostiene el especialista de Main Comunicación.

Junto con esto Ignacio explica que toda historia se resume a un número reducido de arquetipos que se ciñen en cada personaje y que permiten moldear una historia. “GoT tiene una gran virtud en cuanto a su construcción de personajes porque cada uno de ellos responde a más de un arquetipo o máscara, de acuerdo a las situaciones a las que se ve enfrentado. Esto quiere decir que cada personaje es más “real” ya que presenta muchas dimensiones, algunas de ellas contradictorias. Se dice que el verdadero carácter de un personaje se revela cuando este se enfrenta a decisiones durante situaciones de alta presión”.