La impresionante jornada que dio inicio a Andes Future el viernes por la noche, demostró la calidad y profesionalismo con la que se luciría el festival durante todo el fin de semana. Las siguientes jornadas que le siguieron durante el sábado y domingo, dejaron casi 30 horas de diferentes estilos musicales distribuidas en cuatro shows distintos.

Desde las 21:00 horas del viernes y con transmisión vía streaming, Andes Future abrió nuevamente las puertas de la cúpula del Movistar para recibir a miles de personas en el show Sensation “The Andes Edition”. Luego de 4 años, su público volvió con el clásico dress code blanco. Los más jóvenes llegaron fervorosos a repletar los cinco sectores que se ubicaron entre cancha  y platea del recinto, mientras ya se encontraba sobre el escenario “Nicky Romero”, DJ, productor, ex-baterista y remixer neerlandés de música house, dueño del conocido sello Protocol Recordings.

En la segunda jornada, Q-Dance, con el pasar de las horas comenzaron a sumarse cada vez más personas. A las 14:00, la tarde sabatina se tomó el Movistar Arena y los beats de la música se elevaron a niveles frenéticos. El hardstyle volvió a tierras nacionales una vez más a través de Q-dance, con espectáculos internacionales asombrosos animados por el reconocido y querido MC Villain. Uno de los más esperados fue el de Noisecontrollers, una incomparable experiencia audiovisual que se impuso sin piedad con sus sonidos frente al público chileno.

Pero este sábado tuvo una doble cita. A las 23:00 horas llegaría la fiesta Cream Arena, la tercera del Andes Future, pero la segunda en el mismo día. Trajo consigo uno de los shows más importantes de los géneros derivados del House: la marca underground que representa los sonidos más puristas en Creamfields Chile, en una nueva versión para el Movistar Arena, y directamente desde el Reino Unido, como parte de Andes Future. Nic Fanciulli, Pete Tong, Anna Pig&Dan y los chilenos Umho y Felipe Venegas vistieron la noche con una propuesta musical más amplia dentro del underground, recorriendo desde el techno, el tech house, deep house y estilos asociados.

Y llegó el domingo, la última de las cuatro jornadas del festival. Andes Special fue de los espectáculos más completos que el público vio este 2017, combinando gigantes artistas, un escenario con la más avanzada tecnología y los beats más prendidos para bailar durante todo el día. Sin embargo, en un formato más transversal, el último evento reunió a un público de todas las edades. La música del show fue capaz de reunir armoniosamente a padres acompañando a sus hijos y a numerosos grupos de jóvenes menores de 18 años. El evento cerró el mega encuentro de música electrónica por segundo año consecutivo y reunió los nuevos sonidos electrónicos comerciales que se están tomando el panorama mundial. Tras el éxito de la primera experiencia, en esta edición se volvió a apostar por algunos de los nombres de primer orden dentro del circuito como el noruego Alan Walker.

Andes Future despidió su jornada de tres días y cuatro fiestas entre el lanzamiento de impactantes fuegos artificiales al interior de la cúpula y el reconocimiento de las más de 30 mil personas que asistieron tanto a Sensation, Q-Dance, Cream Arena y Andes Special.

El festival Andes Futuro hizo vibrar a Santiago durante casi 30 horas con miras a una versión 2018.