El dinero recaudado por la venta del sándwich Big Mac será destinado a financiar los proyectos que tiene la Fundación para la Infancia Ronald McDonald en Chile que van en beneficio de la salud y bienestar de los niños del país.

Los restaurantes McDonald’s de todo Chile (desde Arica a Puerto Montt) se están preparando para realizar este viernes 11 de noviembre la campaña solidaria McDía Feliz, jornada en la cual todas las ventas del sandwich Big Mac irán en beneficio de los programas que la Fundación para la Infancia Ronald McDonald realiza en Chile y que buscan mejorar directamente la salud y el bienestar de los niños chilenos.

El McDía Feliz es la mayor y más completa campaña de movilización en pro de la salud de los niños en Latinoamérica. Se realiza todos los años en los países donde opera Arcos Dorados, principal franquicia de la empresa McDonald’s en el mundo.

En Chile este evento solidario contará con el apoyo de artistas, periodistas, deportistas y clientes, que se unen por un solo objetivo: Convertir un Big Mac en una sonrisa.

Carlos González, director general de McDonald’s Chile, se refirió a este evento solidario como un día en que McDonald’s pone su casa y su mejor esfuerzo en beneficio de las familias y niños de la Fundación: “Estamos preparándonos y reuniendo a todos nuestros colaboradores y voluntarios para realizar una fiesta en cada uno de nuestros restaurantes y así lograr un McDía exitoso”.

La Fundación para la Infancia Ronald McDonald trabaja en Chile con el programa Salas Familiares Ronald McDonald, que son espacios dentro de hospitales públicos que acogen a los padres y familiares de niños hospitalizados en las unidades de Oncología, UCI, UTI, entre otras, entregándoles un lugar donde pueden descansar y compartir, mientras acompañan a sus hijos en el difícil proceso de la recuperación.

Actualmente la Fundación cuenta con cinco Salas Familiares, que se ubican en el Hospital Exequiel González Cortés; Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río; Hospital de Niños Roberto del Río, Centro TROI del Hospital Luis Calvo Mackenna y, desde mediados de 2014, en el Hospital Carlos Van Büren, en la ciudad de Valparaíso. Ésta es la primera que cuenta con habitaciones disponibles para los padres, quienes deben viajar desde sectores alejados de la ciudad para acompañar a sus niños.

El futuro proyecto de la Fundación es la Unidad Pediátrica Móvil, un camión habilitado como consultorio, que permitirá entregar asistencia pediátrica primaria y dental, en ciudades donde es más difícil tener acceso a la salud.