Las madres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, estamos en constante búsqueda para encontrar la manera de mantenerlos felices, sanos y seguros. Intentamos darles la mejor comida, protegerlos con las mejores cremas, incluso nos desvivimos por estar del mejor ánimo posible aun cuando dormimos dos horas, todo por hacerlos felices. Dentro de esta fórmula, la ropa que les ponemos juega un papel clave.

Entre los 0 y 7 años el sistema inmune de un bebé se está desarrollando, es tres y hasta cuatro veces más propenso a intoxicarse que el de un adulto. En nuestro país, la fiscalización de los materiales utilizados en la manufactura de la ropa es mínima, y por lo mismo, no sabemos con qué estamos vistiendo a nuestros hijos. Por esto, es importante asegurarnos con prendas que protejan la salud de los más pequeños.

En Chile, hay marcas de ropa que se preocupan de este tema como Pure Cotton, marca de vestimenta infantil que crea todas sus prendas con algodón orgánico. ¿Qué significa esto? que el algodón debe ser plantado en suelos con más de tres años sin uso de pesticidas y fertilizantes. Es así como en la actualidad y a pesar de ser la plantación que más espacio físico ocupa en el mundo, el algodón orgánico sólo representa el 7% de la producción.

Con este tipo de material se pueden elaborar todo tipo de prendas, las que no solo tienen un diseño diferenciador, sino que también cuentan con beneficios propios de dicho elemento, que al ser orgánico, evita el contacto con químicos y tinturas utilizadas para telas convencionales o sintéticas. Las fibras naturales, a diferencia de las fibras sintéticas, tienen una buena ventilación lo que previene el desarrollo de bacterias, hongos u olores desagradables.

Asimismo, en Pure Cotton, los tonos de las telas son nativos y no están teñidos, ya que la pigmentación crece naturalmente con el algodón desde su semilla. Esta cualidad, además de entregar un amplio rango de combinaciones, garantiza que la piel del bebé esté protegida y no en contacto con químicos que pudieran dañarla o contaminarla.

“Además de crear a partir de materias orgánicas, nos preocupamos de que todo el proceso sea sustentable. Nuestra economía se basa en el comercio justo y toda la ropa que hacemos, es hecha en Chile. Para Pure Cotton hacer las cosas bien significa que en el proceso de producción, todos salgan beneficiados, desde las manos que hacen nuestra ropa hasta el niño que la viste”, asegura Daniela Valdés, fundadora de Pure Cotton.

De esta manera, Pure Cotton ofrece la más amplia variedad de vestimenta, donde se pueden encontrar vestidos, baberos, body, bombachos, botines, calzas, enteritos, gorros y todo tipo de accesorios.

Para conocer más sobre esta innovadora marca ingresa www.purecotton.cl o visita su taller ubicado en Alfredo Rioseco 243, Providencia.