Crédito fotos: Claudia Jaime (Fauna Prod)

Son pocas las ocasiones en que Chile se convierte en el punto de inicio de un tour mundial, y más si es de un verdadero ícono. Esto fue lo que pasó anoche en Espacio Riesco con el gran debut del #SUPERtour de los míticos Pet Shop Boys frente a varios miles de personas que repletaron el recinto para disfrutar de lo que por seguro sería una gran fiesta.

Puntualmente a las 21:30 horas se descubrieron los gigantes círculos puestos en medio del escenario y se prendieron las pantallas que dieron el vamos al espectacular show cargado de luces y láser que desde el primer momento desencadenó la euforia de los fans. “Inner Sanctum” fue el hit encargado de abrir el show que por ningún segundo abandona los sintetizadores y beat discotequero característico de la banda.

Si bien la puesta en escena fue más simple que algunas visitas anteriores, los juegos de luces y gráficas de las pantallas crearon una atmósfera de energía pura que permitía gozar con cada uno de los hits del setlist preparado. Tras los primeros minutos, “New York City Boy” y “So A Vida É” se encargaron de aumentar la adrenalina del lugar.

Cabe destacar que en esta quinta visita del dúo compuesto por Neil Francis Tennant y Christopher Sean, se innovó en lo que estamos acostumbrados a ver sobre el escenario, ya que trajeron una banda que los acompañó todo el espectáculo, además de hacer los coros, dándole un sonido interesante especialmente a los hits más antiguos.

El excelente setlist fue muy bien criticado por los fans, pues si bien le dio intensa promoción a sus nuevos singles, mezcló bien los hits más esperados de la noche, tales como “Go West”, “It’s a Sin” o “Left to my own devices”, los que en los ’80s se encargaron de catalogar al dúo londinense como verdaderos referentes del género pop electrónico.

Pasadas las 23 horas, comenzaron los beats de “Domino Devices” y la gran “Always on my Mind” que anunciaban el cierre de una noche increíble, donde Santiago tuvo el privilegio de dar el “vamos!” a una gira que dará que hablar en el mundo y que además comprobó que a pesar de los años, la energía, talento y potencia de Pet Shop Boys sigue intacta.