Belén Soto, Tamara Acosta, Andrés Caniulef, Javiera Díaz de Valdés, Francisca Feuerhake y Carolina Varleta, protagonizan la nueva campaña de la fundación Vegetarianos Hoy.

El rodeo ha vivido su año más convulsionado, con la suspensión en Ñuñoa, Peñaflor y la reducción del número de rodeos que se realizarán en Las Condes. En este contexto la fundación Vegetarianos Hoy, que también adhirió a la marcha del sábado, lanzó su campaña #SinRodeos (www.sinrodeos.cl), que busca terminar con la categoría de “deporte nacional” de esta actividad.

La fundación, que también estuvo detrás de la exitosa campaña #NoSonMuebles el 2015, esta vez apunta a que las personas digan de frente que no quieren que sus impuestos sigan financiando esta actividad, firmando la petición en www.sinrodeos.cl y subiendo fotos a redes sociales con el hashtag de la campaña. En esta cruzada, se unieron a la entidad diversos líderes de opinión nacionales, desde el periodista Andrés Caniulef hasta las actrices Belén Soto y Tamara Acosta, quienes protagonizan un video que informa –al igual que la web de la campaña- por qué el rodeo no debería seguir siendo considerado “deporte nacional”, e invitan a firmar la petición de la campaña. Algunas de las razones:

  • Porque como han ratificado encuestas como Cadem y Adimark, los chilenos no nos sentimos representados por esta actividad.
  • Porque el Estado le entrega cientos de millones de pesos al año, y con ese dinero se podrían financiar deportes más inclusivos.
  • Porque es maltrato animal, pero al considerarse “deporte nacional” queda fuera del alcance de la ley y sólo se rige por el reglamento del rodeo.

Ignacia Uribe, directora de la fundación Vegetarianos Hoy, explica además por qué la organización considera urgente terminar con el apoyo estatal y económico que recibe esta práctica: “El rodeo es una actividad elitista, que no se practica en ningún colegio. Y hay un problema de fondo también; si los niños crecen aprendiendo que este es el ‘deporte nacional’ de Chile, entonces crecen aprendiendo que maltratar animales es legal y avalado por el Estado”.